Servicios Cloud, Apps y el Internet de las Cosas… para dummies

Antes de nada, ¿qué es una App?

Una App es una Aplicación. No le des más vueltas. Es lo que toda la vida se llamó un “programa de ordenador”, pero ahora serían “programas para dispositivos móviles”. Actualmente, tenemos la posibilidad de llevar en el bolsillo un pequeño dispositivo informático en el que además se integran una serie de componentes que permiten sacar rendimiento a esa movilidad: acceso a internet desde cualquier lugar gracias al 3G (o 4G o lo que aparezca), GPS, giroscopio, cámara de fotos, flash… Cuando desarrolles una App has de saber que podrás hacer uso todos esos componentes a través de ella.

Ok, y ahora, ¿qué son los Servicios Cloud?

De un tiempo a esta parte, habrás oido un montón de veces conceptos como la “Nube” (en inglés “Cloud”), “Servicios Cloud” o “Cloud Computing”… Podríamos utilizar tecnicismos propios de expertos para explicarlo, pero en realidad es un concepto bastante sencillo:

La Nube engloba aquellos servicios que se pueden solicitar a un servidor, ya sea desde un dispositivo móvil, un ordenador, otro servidor o cualquier otra cosa que esté conectada a internet.

Y cuando decimos “servicio”, ¿a qué nos referimos? Pues no hay nada como poner 3 ejemplos de los muchos que hay para entenderlo:

· Servicios de ubicación: ¿quién no conoce Google Maps? Gracias a este servicio podemos solicitar situarnos en un mapa, que nos localice una calle de destino y las rutas para llegar a ella.

· Servicios de almacenamiento: el típico ejemplo sería Dropbox o cualquier otro servicio de almacenamiento en la nube. Solicitamos que los datos de nuestro ordenador tengan una copia en un servidor y que cualquier cambio o modificación se realice a tiempo real.

· Servicios de Correo: después de tantos años ya no es algo tan glamuroso, pero cuando enviamos o recibimos un mail estamos utilizando un servicio que las empresas han desarrollado para que los usuarios se comuniquen entre si.

¿Y por qué una nube?

Pues porque alguien hizo un esquema de todos esos servicios agrupados y para dibujar un conjunto lo hizo con forman de nube… Sí, nosotros también desearíamos que vinera de algo más original… ;)

 

cloud computing

Nota: todas las abreviaturas que acaben en “aaS” (as a Service) implican servicios cloud. Ejemplos: SaaS (Software as a Service), PaaS (Platform as a Service), IaaS (Infrastructure as a Service)…

 

Y eso del Internet de las Cosas… ¿de qué va?

Bien, ya tenemos dispositivos móviles, Apps que nos permiten sacar rendimiento de sus componentes, un servidor en el que podremos crear servicios de cualquier tipo y ahora imagina que además tuviéramos cualquier objeto cotidiano conectado a internet o que forme parte de una red. Para darte cuenta de las posibilidades de esto imagina que tu ropa, los electrodomésticos o el coche dispusieran de sensores y pudieran estar conectados… Ahora imagina un servicio en un servidor para configurar interacciones y una App para gestionar cualquier cosa que se nos ocurra relativa a estos objetos.

El Internet de las Cosas tiene implicaciones a todos los niveles, tanto empresarial, como social o gubernamental. Y lo mejor de todo es que ya es una posibilidad real y se está convirtiendo en un modelo de negocio con muchísimas posibilidades.

Un gran Cocktail para crear negocio

Podría decirse que una App es el mix perfecto entre servicios en la nube y movilidad. Efectivamente podemos hacer una app de entretenimiento o de utilidad sin que esta interactúe con un servidor, pero si queremos hacer algo que marque la diferencia y que genere negocio a largo plazo, lo ideal es acompañarlo de Servicios en la Nube asociados. Y si encima le sumamos la posibilidad cada vez más cercana de comunicarnos con otros objetos, un departamento de marketing creativo y que entienda la tecnología puede imaginar productos y servicios con alto valor añadido y rentabilidad.

¿Qué negocio puedes crear tu? Deja que tu imaginación vuele y si necesitas una empresa de Apps, contacta con Appio :)